Miércoles Jul 18, 2018

  Tienes un evento ¡Llámanos!: (668) 111 5261 

A buen paso la rehabilitación del estadio EIA

A buen paso la rehabilitación del estadio EIA

El estadio Emilio Ibarra Almada recibe la primera parte de los trabajos de rehabilitación con el derrumbe de lámparas, pizarra y pantalla gigante empieza ya a mostrar otra fisonomía. Por lo menos en el graderío ya que son muchas las butacas que ha sido quitadas para preparar las instalaciones para el demolición de la parte central del inmueble.

 

Lo anterior se vio en un recorrido que se hizo por las instalaciones por parte del ingeniero Joaquín Vega Inzunza, presidente ejecutivo del club Cañeros de Los Mochis y el ingeniero Fernando Vega que es el encargado de la obra a cargo de la empresa Facosa que fue la que gano la licitación.

"La decisión que el gobierno tomó de remodelar este estadio, en vez de hacer uno nuevo es una gran decisión, la ubicación creo que no puede ser mejor, estamos hablando de que este estadio se va a hacer prácticamente nuevo con una inversión no mayor del 60 por ciento de un estadio nuevo'', dijo Vega Inzunza.

A la rehabilitación se le aplicara una inversión de 260 millones de pesos que incluye alumbrado, dogouts, 40 cabinas, modernos club house, restaurants, zona comercial vip, gimnasios, enfermería y deberá quedar terminado para septiembre de 2018, mes previo al arranque de la temporada 2018-2019.

La Liga Mexicana del Pacífico ha estrenado estadios en los anteriores cuatro años, en Hermosillo en 2013, en Zapopan, Jalisco en 2014, en Culiacán en 2015 y en Ciudad Obregón en 2016.

HISTORIA

El estadio se construyó originariamente a raíz del ingreso del equipo de Los Mochis en la "Liga de la Costa del Pacífico", en 1947, y tenía entonces capacidad para tres mil personas. Recibió el nombre de "Mochis".

 

Posteriormente, con la entrada en la "Liga Invernal de Sonora", se produjo una importante remodelación, ampliando su aforo a seis mil personas e introdujendo un sistema de alumbrado eléctrico en 1963. El 6 de octubre de 1972, el estadio se rebautizó con el nombre de "Emilio Ibarra Almada", uno de sus directivos más importantes.

Valora este artículo