Viernes Jul 20, 2018

  Tienes un evento ¡Llámanos!: (668) 111 5261 

Viven momentos de risa y drama con sabor a Mermelada de Fresa

Viven momentos de risa y drama con sabor a Mermelada de Fresa

Una mezcla de drama, risas y un claro mensaje de cómo se enamora una pareja, que camina llena de ilusiones al altar y se desencanta y frustra en el matrimonio, es narrado en la obra Mermelada de Fresa, de la Compañía Teatro Sin Espacio; elementos que conjugaron la noche del pasado miércoles 20 de junio en el escenario de la Sala de Diálogos del CIE, como parte del programa del Festival de Primavera 2018 que organiza el Instituto Sinaloense de Cultura.

Caracterizada por Edylin Zataráin, en el papel de Ella, y Claudio Trejo, como Él, canta y encantan a la audiencia con sus estelares, desde que aparecen vestidos de novios y aceptando, con la emoción de compartir el amor, los votos matrimoniales.

Vestidos Ella de largo blanco y Él de traje, narran cómo se da ese primer flechazo en un bar donde Él es un músico con voz de cantador, muy sinaloense, galán, según describe la joven que desde que llega cautiva al artista que la ve escultural, de labios carnosos. Ahí se da la sincromágica y el sincrodestino, en una noche de mermelada de fresa barnizando sus cuerpos.

Ella cuenta sus frustraciones de ser una mujer con calificaciones de 10, una sicóloga, que quiere que sus hijos estudien en las mejores escuelas, y tener un matrimonio fracasado, ¿cómo es posible?, se pregunta sacudiendo su larga cabellera.

Él, más relajado, como buen roquero, asegura que no porque ya no vivan juntos le parece que la vida sea injusta, incluso hay una vocecita que le dice “Todo va estar bien ssshh”, describe. Aunque asegura que Ella es el amor de su vida, que sigue enamorado; su mujer opina todo lo contrario, asegurando que todos los hombres son iguales, incluso que hay unos peores.

Al igual nos explican cómo se da el enamoramiento, el cerebro no piensa, se enamora, por eso Ella no hizo caso a las recomendaciones de su madre de no enamorarse, e hizo caso omiso de eso, incluso desde niña fue noviera, reconoció.

La obra, escrita y dirigida por Alberto Solián, mantuvo cautiva a la audiencia, que al final aplaudió la actuación de un actor experimentado y una joven pero entregada actriz.

Valora este artículo