Domingo Dic 17, 2017

  Tienes un evento ¡Llámanos!: (668) 111 5261 

Juan Gómez Barcena presenta Kanada

Juan Gómez Barcena presenta Kanada

Como un libro que retrata el silencio y las obsesiones de un superviviente del Holocausto, esta tarde noche se presentó el libro Kanada, del escritor e historiador Juan Gómez Bárcena, actualmente uno de los más destacados escritores en España.

 

Acompañado por Eduardo Ruiz, jefe del departamento de literatura del ISIC, Juan Gómez Bárcena explicó que esta idea de abordar uno de los hechos históricos más oscuros del siglo XX surgió con la visita al campo de concentración de Auschwitz, donde se encontró con una "musealización y teatralización" de lo ocurrido con los presos que le llegó a "ofender un poco".

Kanada comienza donde la mayoría de las novelas de la Segunda Guerra Mundial terminan: con el fin del conflicto. Porque en 1945 se interrumpen las matanzas, pero se inicia otra tragedia que ha suscitado mucha menos literatura: el imposible regreso a casa de millones de supervivientes.

El protagonista de Kanada lo ha perdido todo: familia, propósitos, recuerdos. Sólo le queda su antigua residencia, un improvisado refugio en el que acabará encerrándose para protegerse de una amenaza indefinida. Rodeado por unos vecinos que tan pronto parecen sus salvadores como sus carceleros, emprenderá entre las cuatro paredes de su cuarto un viaje que lo llevará muy lejos, hasta el oscuro país de Kanada de donde afirma proceder.

Con esta, su segunda novela, y bebiendo de autores de la talla de Borges, Vonnegut o Amis, Juan Gómez Bárcena se atreve a abordar uno de los episodios más oscuros de nuestra Historia desde una óptica nueva, que no pone el foco de atención en los verdugos o en el acto físico del exterminio, sino en la culpa que el sufrimiento imprime en las víctimas.

Teniendo como sede la misma sala de presentaciones, pero una hora antes, se presentó también el libro Gleba, ganador del Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen de la autoría de Jaime Martínez.

De acuerdo con el escritor, buena parte de las historias breves contenidas en “Gleba”, están inspiradas en sucesos de la nota roja en los periódicos.

Explicó que son historias con mucha intensidad dramática y que pueden evocar ciertas tradiciones literarias, como la historia griega o la novela negra, pues el estado como el país ofrecen pasajes geográficos y sociales diversos que dan pie a narraciones que van de lo trágico, a lo cotidiano o lo amoroso.

“Este libro (“Gleba”) me gusta mucho porque es muy clásico, en el sentido de que los cuentos tienen inicio, nudo y desenlace, los pensé así… Porque no me interesa hacer propaganda, me interesa que la gente lea el libro y lo disfrute y que también tenga una serie de reflexiones”, dijo.

Mientras tanto y en el marco de la víspera del centenario del natalicio de Pedro Infante, Carlos René Padilla presentó su libro Amorcito corazón, una novela policiaca que sorprende por el caso que se investiga: no la muerte de Pedro Infante en Mérida, Yucatán, en un lamentable avionazo, sino su asesinato en un departamento de la ciudad de México.

En Amorcito corazón la fantasía se trenza a golpes con la realidad y en medio de la trifulca suceden varias muertes que no serán los únicos actos de violencia de esta historia. Pero además de la sordidez, Carlos René Padilla convida al humor nacido de los absurdos cotidianos y las necedades de varios de sus personajes, logrando una lectura que nos exige continuar, cocinando así con el ingrediente imprescindible del mejor thriller. Con descripciones minuciosas, exactas cuando deben serlo y generosas en escenas de crimen, además de un lenguaje que toma la temperatura de la realidad, se conforma una historia arriesgada pero de la mejor factura, que incluso, a ratos, re inventa la novela negra en nuestro país.

 

En Amorcito corazón, el autor se permite falsear cosas, mover hechos, jugar con la historia y el tiempo. La investigación por parte de dos policías sonorenses, uno adicto a morder y escupir palillos de dientes, junto a un fotógrafo de prensa, que bien podría ser Enrique Metinides de niño, desemboca en una peculiar conspiración para ocultar el asesinato de Pedro Infante.

Valora este artículo