Con gran éxito llega a su fin la edición 17 de la Feria Internacional del Libro Los Mochis 2018

Texto: Susana Román

Fotografía: Marcos Castro

Tras una ardua jornada literaria que dio inicio el 4 de noviembre, esta noche llego a su fin la mayor fiesta literaria del noroeste del país, la 17 Feria Internacional del Libro Los Mochis 2018 realizada por el gobierno del estado a través del Instituto Sinaloense de Cultura y el apoyo de la Secretaría de Cultura la cual culminó con la acostumbrada ceremonia de clausura y el disfrute de la tradicional música de marimba con el Ensamble Nadayapa.

Fue Jesús Ramón Ibarra, director de Literatura y Publicaciones del ISIC, quien clausuró oficialmente esta fiesta, y en su mensaje dijo que quienes están en este proyecto y en el trabajo de la promoción de la lectura, en buena medida lo están ante la creencia del poder transformador que tiene el arte en general, la literatura en particular.

Dijo que durante años ha tenido la oportunidad de ver esta plaza atestada, esta plaza tomada por una gran comunidad de lectores, en su mayoría jóvenes y niños. “He visto crecer y madurar a los creadores, hoy gestores y defensores de una Feria que representa  uno de los capítulos esenciales de la historia cultural en Sinaloa”

Recordó que por aquí han pasado autores como José Emilio Pacheco, Eduardo Elizalde, Juan Gelman o Francisco Hernández y el pasado sábado la presencia en esta ciudad de Elena Poniatowska quien recibió el Premio Nacional Letras de Sinaloa 2018. Por eso y más deseó una larga vida a la Feria Internacional de Los Mochis dijo al declararla clausurada.

En su intervención, el coordinador general de esta Feria, Alfonso Orejel, dijo que La Feria del Libro es una descarada provocación a la lectura. Porque pretende estimular la curiosidad lectora, propiciar el encuentro entre un libro y su futuro lector, contagiar el virus lector y – a la larga – generar la pasión de leer, que es una de las pasiones más silenciosas y emotivas.

“Los libros nos ayudan a ser más racionales, menos fieras, menos salvajes, menos hojas arrastradas a la deriva por el viento – como bien lo señala Juan Domingo Arguelles -. Los libros nos humanizan. Y esa es la apuesta de esta Feria del Libro que realizamos con gusto cada año en esta plazuela 27 de septiembre”.

“Estamos cansados pero contentos. Lo hemos logrado de nuevo. Este lugar fue abarrotado cada mañana por más de 3000 niños y jóvenes. Lo diré aquí: tan sólo por eso esta Feria se ha ganado el derecho a regresar en 2019. Pero cada vez nos rebasa más y más la demanda. Necesitamos más libros, escritores, cuentacuentos, cantantes, titiriteros. En resumen, necesitamos más presupuesto. Qué el Gobierno Federal, Estatal y Municipal hagan un mayor esfuerzo por satisfacer a la ciudadanía a la que se deben. Sí, repito: a la ciudadanía a la que se debe. Es decir, a ustedes”, culminó.

En nombre del Ayuntamiento de Ahome, el presidente municipal Billy Chapman le cedió voz al director del Instituto Municipal de Arte y Cultura, Víctor Carrazco, quien ante la petición de Alfonso Orejel de más recursos, anunció que la Feria del Libro tendrá mejorías para su próxima edición con un mayor presupuesto de parte del municipio.

Pero el alcalde de Ahome no lo dejó solo y a la par, con micrófono en mano, dijo que la próxima edición, esta fiesta literaria se extenderá a más sedes en el municipio y consideró el puente peatonal recién inaugurado en el dren de prolongación Degollado y Mariano Escobedo, en las inmediaciones de la colonia Praderas de Villa en Los Mochis, como un espacio idóneo para ser una extensión de la Feria del Libro. Propuesta que fue aplaudida por la concurrencia.

En el acto protocolario estuvo también el delegado Zona Norte del ISIC, Ricardo Portugal, así como los integrantes del comité organizador: Rosario Manzanares, Susana Román, Claudia Bañuelos, Baldomero Félix, Verónica Martínez y Susana Barrios.

Una vez que las autoridades e invitados bajaron del escenario dio inicio un gran concierto a cargo del Ensamble Nandayapa que ejecutó un concierto gozoso con música tradicional de marimba.

Con total maestría, Javier Nandayapa, reafirmó anoche su calidad de intérprete y ejecutante de la marimba, instrumento que su familia ha construido, perfeccionado, ejecutado y difundido a lo largo de varias generaciones y este escenario de la Feria del Libro no fue la excepción.

El maestro y su grupo, con el que ha realizado giras por más de 29 países de Europa, Asia, Medio Oriente y América, iniciaron el programa con el “Son de la tortuga”, para continuar con piezas como “Mi ciudad”, “La Bikina” y “Que bonita es mi tierra”.

Siguiendo con el programa de una manera magistral, continuaron con la ejecución de tres piezas del compositor y músico de tango argentino Astor Piazzolla: “Escualo”, “Acentuado”, adaptado para marimba sola, y una de las más conocidas “Libertango”, que Piazzolla dedicó al Che Guevara.

La noche en el escenario musical continuó con un mosaico de sones chiapanecos, para continuar así la fresca noche de clausura de esta gran fiesta literaria.

Previous Article
Next Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

El tiempo - Tutiempo.net

Publicidad