Liliana Blum presenta una historia desgarradora en su novela El monstruo pentápodo

Texto: Susana Román

Fotografía: Marcos Castro

Considerada desgarradora y despiadada, esta noche fue presentada la novela El monstruo pentápodo, de la escritora Liliana Blum, en la cual nos enfrenta sin rodeos a la mente oscura de un asesino que ante la sociedad es un ciudadano modelo: profesionista honesto y responsable, solidario y comprometido con el bienestar de su comunidad. Pero en la intimidad se permite dos placeres cotidianos: los chicles de canela y las niñas que mantiene secuestradas en su sótano.

La escritora estuvo acompañada del escritor Alfonso Orejel, quien dijo que es una novela que un espíritu temeroso abandonará cuando sienta que lo embarga el desconcierto. Un libro que le echa un vistazo a una realidad demasiado dura o – quizás – demasiado insoportable, a un período en la vida de un depredador al que le apetecen las niñas pequeñas, que es gobernado por la tiranía de un deseo que desconoce todo límite moral y biológico, y que sólo acata el dictamen de un instinto torcido.

“Con una mezcla de estupor y miedo hojeé esa novela, temeroso de lo terrible que aguardaba a la vuelta de sus página siguiente. De esta manera conocí a este sujeto que practica la piedad y los buenos modales, que es mucho más serio y respetable que yo, que observa a la especie humana con cierto desdén y que tiene un enorme poder de manipulación gracias a sus finos modales”.

Dijo que Liliana Blum no tiene miedo de que la involucren moralmente con el hecho, tiene unas agallas que pocos autores poseen. Se atreve a decir las cosas por su nombre sin temor a la tiesa Opinión Pública, no se acobarda ante los devotos del moralismo y los senderos rectos. Puede haber autores que exploran el territorio del crimen, los linderos por donde deambulan las fieras humanas, pero no con el rigor quirúrgico y meticuloso de Liliana, quien observa el mundo desde la altura de una enana – cómplice y amante de Raymundo – y se asoma al engranaje mental que impulsa las conjeturas y los pensamientos de la Bestia.

A través de la mira enternecida de Aimé, la mujer de tamaño menor, conocemos a este sujeto. Ella cae en la celada amorosa que le tiende Raymundo y lo habrá de acompañar en su siniestra empresa. A cambio de unas migajas de amor o ternura, es capaz de establecer una complicidad con el verdugo, y protegerlo con su silencio.

Agregó que el estilo de Liliana es elegante, clásico, nítido, poblado de frases letales que en un latigazo verbal ponen los puntos sobre las íes. Emplea la belleza del lenguaje poético para definir escenas, rasgos o momentos definitivos en la trama. “Sorprende porque narra los pormenores de este mundo sórdido con una belleza deslumbrante. Si ustedes son los suficientemente valerosos y deciden leer esta novela, comprobarán que sus frases son joyas que brillan en la oscuridad de sus atmósferas inquietantes”, culminó.

 

Previous Article
Next Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

El tiempo - Tutiempo.net

Publicidad